Blog INVERSOR INMOBILIARIO. ¿TUS INQUILINOS NO PUEDEN PAGAR LA RENTA POR EL CORONAVIRUS?

INVERSOR INMOBILIARIO. ¿TUS INQUILINOS NO PUEDEN PAGAR LA RENTA POR EL CORONAVIRUS?

13 de Abril de 2020 Xesús Cordeiro Vilán


Son tiempos inciertos los que estamos viviendo en todo el mundo actualmente. Sin embargo, hay cosas que no son tan inciertas: muchas personas no pueden trabajar debido a la pandemia, y muchas de estas personas son inquilinos que repentinamente se quedaron sin empleo y sin un ingreso fijo. Entonces, ¿qué puede hacer un inversor inmobiliario? 

 

Por supuesto, si no eres un arrendador, posiblemente pienses igual que muchos: “¿Cuál es el problema? ¿Por qué no haces algo bueno y no le cobras la renta a nadie?”

Probablemente, eso no es posible. Es decir, a menos que el gobierno cambie algo y permita a los arrendadores dejar de pagar sus hipotecas, impuestos, seguros, y todos los gastos que se requieran para operar óptimamente las propiedades, los arrendadores necesitarán seguir recibiendo la renta.

 

Y a pesar de lo que piensa la gran mayoría, muchos inversores en bienes raíces no son ricos, codiciosos o corporaciones multinacionales con miles de millones en el banco. Muchos arrendadores son personas comunes y corrientes, que viven de cuenta de sus propiedades e inversiones.

 

Este es un plan de acción de 4 pasos que puedes emplear con tus inquilinos que tengan problemas para pagar la renta:

 

PASO 1: TEN EMPATÍA

 

Los inquilinos son personas, y están atravesando momentos inciertos y atemorizantes, al igual que tú. Tal vez lo están pasando peor que tú. Así que, antes de hacer cualquier cosa, escucha a tus inquilinos. Habla con ellos. Simpatiza con ellos. Recuerda ser humano y buscar el bienestar de las personas antes que las ganancias. Busca la manera en que ambos salgan ganando en esta situación.

 

Dicho lo anterior, todavía es necesario recibir la renta. Un inversor en bienes raíces no puede sobrevivir sin ella. Avancemos al siguiente paso.

 

PASO 2: EXPLÍCALES QUE TODAVÍA TE DEBEN LA RENTA

 

Mientras haya inquilinos y caseros y cuentas por pagar, habrá un interesante comportamiento humano en juego: Las personas pagarán las cuentas que les traigan las peores consecuencias si deciden no pagarlas. En otras palabras, las personas con problemas financieros pueden pagar muchas de sus cuentas, pero no todas. Por eso es por lo que las multas por renta tardía son tan importantes y normales en este negocio. Cuando la opción entre pagar la renta y comprar un nuevo TV se le presenta a un inquilino, la multa por pagar tarde y la notificación de un posible desalojo le ayuda al inquilino a tomar la decisión sobre lo que es más importante. 

 

El problema es que hoy en día no estamos lidiando con nuevos TVs. Sin embargo, el mismo principio aún aplica. Muchas personas hoy en día están decidiendo qué cuentas pagar y qué cuentas no pagar. Es por eso, por lo que después de hablar con tus inquilinos y simpatizar con ellos, es importante que les hagas saber que aún te deben la renta.

 

Posiblemente estás al tanto de que los desalojos están suspendidos en muchas partes del mundo actualmente, junto con las multas por pago tardío. Estás medidas pueden hacer creer a tu inquilino que no debe pagar la renta, así que es tu trabajo informarle que ese no es el caso.

 

Incluso si no puedes desalojarlos ahora mismo, eso no significa que no te deban pagar en algún momento, y tampoco significa que no los desalojarás tan pronto como vuelva a estar permitido. No se trata de ser una mala persona, pero hazles saber que también tienes una hipoteca y cuentas por pagar.

 

PASO 3: BRINDALES OPCIONES A TUS INQUILINOS

 

Una vez que les hayas explicado que aún te deben la renta, es momento de explorar con tus inquilinos como navegar a través de estos difíciles tiempos. Ayúdales a pensar cómo pueden pagar la renta. ¿Un familiar les puede prestar el dinero? ¿Pueden pagar usando tarjeta de crédito? ¿Pueden optar para una ayuda del gobierno?

 

PASO 4: PLAN DE APLAZAMIENTO DE ALQUILER DE EMERGENCIA

 

Este paso es el peor escenario de todos y solo debes recurrir a el cuando definitivamente los inquilinos no puedan pagar la renta. Es decir, solo cuando los inquilinos hayan agotado todas las opciones anteriores y no haya manera de que paguen la renta, debes usar el plan de aplazamiento de alquiler de emergencia.

 

Lo primero que debes preguntarle a cada inquilino en este punto es: “¿Cuánto es lo máximo que puedes pagar de renta ahora mismo?”

Es posible que, aunque no puedan pagar toda la renta, puedan pagar algo de la renta. Si la renta es de 600 € al mes, tal vez puedan pagar al menos 300 €.

 

Aquí es donde entra el PAAE.

Este plan le permite al inquilino diseñar una forma especial de pago para los próximos 10 o 12 meses. Es un anexo que está en la mayoría de los contratos de arrendamiento que le da al inquilino la posibilidad de tomar la renta y pagarla en porciones iguales durante los próximos 10 o 12 meses. Si el contrato de arrendamiento no tiene esto, no importa. Puedes negociar con tu inquilino una forma de pago más flexible para que ambas partes salgan ganando o no pierdan tanto durante esta época.

 

Por ejemplo, digamos que exploramos todas las formas posibles, pero el inquilino no está en la capacidad de pagar la renta el 1ro del mes. Debe 600 € de renta y nos informa que solo es capaz de pagar 300 €. Los 300 € restantes se convierten en 25 € al mes y comienzan a añadirse a la renta actual luego de 1 o 2 meses. Si debe los 300 € del mes de abril, los 25 € comienzan a añadirse a la renta el 1ro de junio, por ejemplo.

Por lo tanto, el 1ro de junio pagará 625 € al mes hasta el próximo junio, y así quedará al día con los pagos.

 

Si luego de dos meses aún es incapaz de pagar, el inquilino necesita ser removido de la propiedad. No quiero mentirte y decirte qué debes hacer exactamente, ya que es una situación sin precedentes la que estamos viviendo, y cada país ha adoptado sus propias medidas extraordinarias. Sin embargo, el gobierno no puede evitar los desalojos para siempre ni tampoco puede evitar que paguen la renta, o por el contrario todos los arrendadores eventualmente terminarán en bancarrota, y las personas que no pueden permitirse comprar una casa propia no tendrán un lugar donde vivir porque no hay inversores adquiriendo propiedades y rentándolas.

 

Las cosas irán cambiando a medida que se vayan desarrollando los hechos, así que intentaremos manteneros informados de los programas que ponga a disposición el gobierno.

Encuéntranos en